ARTE CONTEMPORÁNEO
                  Inicio
Albert Aznar - Escultura


     -  curriculum

    -  escultura ver obra

    -  Fotografía ver pag. web

   

      Quienes somos
       Artistas Galería
     Artistas invitados
      Foro de debate      
    Nuestros servicios
  Galerías exposiciones
           Museos
  Instituciones de Arte
      Tecnología digital
     Concursos y becas   
           Imagen
        Noticias de Arte
        Portal de Arte
<<volver a inicio

Dibujar sin soporte desde el espacio, es la forma elegida por Albert Aznar para expresarse, como ciertos escultores que han marcado el siglo XX con sus innovaciones, por ejemplo, una muestra reciente: la de Anthony Caro.

La imaginación de Aznar lo lleva a trazar ideas siguiendo unas formas que "tendrían o tienden a aludir a...". Alusión abierta a la ambiguedad que acusa el famoso dilema de si se trata de "pre-ocupaciones" o "post-ocupaciones". Para algunos artistas, el tema se inventa después de un acto de creación espontáneo. El espectador también le puede dar otras interpretaciones. Para otros, es la base fundamental sin la cual no se puede ejecutar nada. Para terceros, el tema nace en forma coetánea con el andar del gesto. Una cuarta posibilidad es la de dejar al público contemplar una obra sin darle forzosamente un sentido. Los factores que intervienen en el momento de la percepción son múltiples. Dependen tanto de nuestra sensibilidad como de nuestra experiencia. En medio de estas posibilidades, el artista es el rey que nos hace bailar a su voluntad con malabarismos excepcionales entre "fondo y forma".

Con Albert Aznar, podemos apreciar precisamente como, sin grandes pretensiones academicistas, crea imágenes síquicas complejas, la mayoría con una linealidad especialmente simple y cuya intención, interpretamos, es la de casar sus "pre-ocupaciones", con visiones metálicas muy contemporáneas

En un alarde de combinaciones juiciosas, hace gotear las lágrimas con botones misteriosos, plasma una pareja desde un espacio imposible, marca un perfil en contra de otro vacío, lanza unas ideas en camino con células cuadradas, rinde sensaciones táctiles emergentes de sus chapas seleccionadas... Juega con el latir de un globo rojo en medio de la sugerencia de un cuerpo, nos hace adivinar su estructura mental para, finalmente, conducirnos hacia su mundo de narraciones oníricas. Formalmente, sus imágenes son muy limpias, rozando a veces un estado de semi-equilibrio que les permite burlarse de nuestra mirada atónita, con algunos balanceos de medio riesgo.

Atrevámonos a cosquillearlas aunque sea mentalmente, ya que como en los mejores casos, "se prohíbe tocar".

L'Altrange